¡Hola!

Me llamo Zanahorio y
como ves no se han roto
la cabeza para pensar mi nombre.









Os imaginais si me llamasen en diminutivo
¡Zanahorito!
Que feo.
Y si lo hiciesen en aumentativo.
¡Zanahorioto!
Peor todavía.









Esta bien, dejemoslo porque sino me enfadaré.

Voy a contaros lo que me ocurrió hace tiempo.









Como sabeis, yo no gusto a todos, es más, no gusto mucho a los niños.

y no es que no lo intente.









Unas veces bailo.




Otras canto, otras ...









Otras Sonrio.




He hecho de todo, incluso me he disfrazado.
Pero ...









Pero nada, solo me querian cuando no sabían que yo estaba.

Todo cambio un dia, cuando un niño de cuyo nombre si puedo acordarme, "MANUEL", me vio triste.










Y no se si le di pena o qué, pero por fin se decidió y me probó.












Contento Manuel se quedo.
Y a todos sus amigos se lo contó
Si la zanahoria pruebas
una sorpresa te espera.