EL BUS DE INFANTIL
LOS MÚSICOS DE BREMEN

   HABÍA UNA VEZ UN BURRO. ERA UN BURRO MUY VIEJECITO. TODA SU VIDA SE LA HABÍA PASADO CARGANDO SACOS DE TRIGO Y LLEVÁNDOLOS AL MOLINO. Y POR ESO ESTABA MUY CANSADO, TAN CANSADO QUE YA NO PODÍA TRABAJAR MÁS. SU AMO PENSÓ QUE LO MEJOR ERA VENDÉRSELO A LOS GITANOS Y, AL MENOS, GANARÍA ALGÚN DINERO. PERO EL BURRO, CUANDO VIO LO DESAGRADECIDO QUE ERA SU AMO, DIJO: "MENUDA TRISTEZA, AHORA QUE SOY VIEJO YA NO ME QUIERE Y ME VA A VENDER. ESO NO SE LE HACE A UN AMIGO". Y SE ESCAPÓ.

   EL BURRO SE ESCAPÓ, Y CUANDO YA LLEVABA MUCHO TIEMPO CAMINANDO SE ENCONTRÓ CON UN PERRO TUMBADO A LA ORILLA DEL CAMINO. LE PREGUNTÓ: "¿POR QUÉ ESTÁS TAN CANSADO?". Y EL PERRO LE RESPONDIÓ QUE SE HABÍA ESCAPADO PORQUE SU AMO LE QUERÍA MATAR. "DICE QUE SOY MUY VIEJO Y YA NO SIRVO PARA CUIDAR EL GANADO." EL BURRO LE DIJO: "NO TE PREOCUPES, VENTE CONMIGO". "¿A DONDE?" "A LA CIUDAD." "Y, ¿QUÉ HAREMOS ALLÍ?" "PODEMOS SER MÚSICOS, YO TOCO LA GUITARRA Y TÚ EL TAMBOR. ¿TE PARECE BIEN?" Y EL PERRO, DESPUÉS DE PENSARLO UN POCO, SE ANIMÓ Y SE FUE CON EL BURRO.

   EL PERRO Y EL BURRO, CON SU GUITARRA Y SU TAMBOR, CONTINUARON CAMINANDO. Y SE ENCONTRARON CON UN GATO QUE PARECÍA MUY TRISTE.

   "¿QUÉ TE PASA MININO? PARECES MUY TRISTE." "COMO ESTOY VIEJO Y NO PUEDO CORRER DETRÁS DE LOS RATONES, MI AMA NO ME QUIERE." "¿TE QUIERES VENIR CON NOSOTROS?" LE EXPLICARON QUE IBAN A LA CIUDAD Y QUE ALLÍ SERÍAN MÚSICOS. SE PUSO MUY CONTENTO Y SE FUE CON ELLOS.

   AL POCO RATO PASARON POR UNA GRANJA Y OYERON UN GALLO QUE CHILLABA A TODO CHILLAR. SE ACERCARON JUNTO A ÉL. "¿QUÉ TE PASA?" "QUE NADIE ME QUIERE. HE OÍDO DECIR A MI AMA QUE MAÑANA ME IBA A DESPLUMAR Y A GUISARME CON ARROZ." "DEJA DE CHILLAR, GALLO, Y VETE DE AQUÍ CORRIENDO. ¿QUIERES VENIR CON NOSOTROS A LA CIUDAD? TÚ SERÁS EL CANTANTE DE NUESTRA ORQUESTA."

   Y TAMBIÉN AL GALLO LE PARECIÓ BIEN Y SE MARCHÓ CON ELLOS. ANDA QUE TE ANDA SE HIZO DE NOCHE.

   COMO ERA DE NOCHE, DECIDIERON DORMIR EN UN BOSQUE QUE HABÍA ALLÍ CERCA. DIJO EL BURRO: "PERRO, ÉCHATE DEBAJO DEL ÁRBOL".

   EL GATO DECIDIÓ SUBIR AL ÁRBOL Y, DESDE ARRIBA, VIGILAR CON UN OJO ABIERTO. EL GALLO QUISO ACOMPAÑARLE, PORQUE ASÍ SI EL GATO VEÍA ALGÚN PELIGRO, ÉL AVISARÍA A GRITOS. AL GATO LE PARECIÓ MUY BIEN Y, COMO ERA MUY AMABLE, LE DIJO: "VALE, PERO DUERME TRANQUILO, SI YO VEO ALGO TE TOCO LA PATA Y TE DESPIERTO". Y EMPEZARON A DORMIR.

   PERO DE PRONTO, EL GATO VIO A LO LEJOS UNA LUCECITA: AVISÓ AL GALLO. EL GALLO LE DIJO AL BURRO QUE SI NO SERÍA UNA CASA. Y EL BURRO Y EL PERRO PENSARON QUE TENÍAN QUE IR A VER. ECHARON TODOS A ANDAR ATRAÍDOS POR LA LUZ, HASTA QUE LLEGARON A UNA HERMOSA CASA.

   EL BURRO MIRÓ POR LA VENTANA Y LES DIJO A LOS OTROS QUE VEÍA A UNOS INDIVIDUOS QUE SE DISPONÍAN A DARSE UN BANQUETAZO. AL HABLAR DE COMIDA TODOS SE DIERON CUENTA DE QUE NO HABÍAN CENADO Y TENÍAN MOCHA HAMBRE. LOS HOMBRES QUE ESTABAN DENTRO ERAN UNA BANDA DE LADRONES MUY PELIGROSOS. COMO LOS ANIMALES TENÍAN MUCHA HAMBRE, SE PUSIERON A PENSAR Y DECIDIERON MAULLAR, LADRAR, REBUZNAR Y CANTAR A LA VEZ, PARA ASUSTARLES Y QUEDARSE SOLOS EN LA CASA CON TODA LA COMIDA. CUANDO LOS LADRONES OYERON SEMEJANTE RUIDO, SE ASUSTARON, CREYERON QUE ERAN FANTASMAS Y SALIERON CORRIENDO, Y LOS CUATRO ANIMALES ENTRARON Y SE PUSIERON A COMER.

   DESPUÉS DE COMER DECIDIERON QUEDARSE ALLÍ A DORMIR PORQUE SE ESTABA MUY AGUSTITO. APAGARON LA LUZ. EL BURRO SE ECHÓ SOBRE UN MONTÓN DE PAJA, EL GALLO SE SUBIÓ A UNA VIGA, EL PERRO SE ECHÓ DETRÁS DE LA PUERTA, Y EL GATO SE ENROSCÓ COMO UN OVILLO JUNTO AL FUEGO, Y ASÍ SE QUEDARON DORMIDOS. LOS LADRONES VOLVIERON SIN HACER RUIDO HASTA LA CASA Y MIRARON POR LA VENTANA. COMO LA LUZ ESTABA APAGADA, EL CAPITÁN MANDÓ A UN LADRÓN QUE ENTRASE POR LA VENTANA Y VIERA QUÉ OCURRÍA DENTRO. "NO TE PREOCUPES", LE DIJO "LOS FANTASMAS NO EXISTEN". EL LADRÓN ENTRÓ Y FUE A PISAR AL GATO, QUE LE ARAÑÓ BUFANDO. ASUSTADO, SALIÓ CORRIENDO HACIA LA PUERTA, Y PISÓ AL PERRO, QUE LE MORDIÓ Y LE GRUÑÓ. "¡JEFE, HAY UN FANTASMA QUE ME HA ARAÑADO Y LUEGO ME HA MORDIDO!" MUERTO DE MIEDO, IBA DICIENDO ESTO CUANDO TROPEZÓ CON EL BURRO, QUE LE DIO UNA COZ, MIENTRAS DECÍA "UHÁ, UHÁ". "¡AY, MAMAÍTA, AHORA ME ESTÁ DANDO PATADAS EN EL TRASERO." EL LADRÓN SALTÓ COMO PUDO POR LA VENTANA Y SE FUE CORRIENDO HASTA DONDE ESTABA SU CAPITÁN.

   CUANDO LLEGÓ JUNTO AL CAPITÁN LE DIJO: "JEFE, UN FANTASMA ME HA ARAÑADO, OTRO ME HA CLAVADO UN CUCHILLO Y OTRO GRANDOTE ME HA GOLPEADO". "¿CON UN GARROTE?" "SÍ, JEFE, CON UN GARROTE." ESTABA DICIENDO ESTO CUANDO SE OYÓ AL GALLO: "KIKIRIKÍ" EL CAPITÁN DIJO: "¿HAS OÍDO?, ALGUIEN ESTÁ DICIENDO TRAÉRMELO AQUÍ". Y LOS LADRONES SALIERON CORRIENDO MUERTOS DE MIEDO.

    DESDE ENTONCES, LOS MÚSICOS DE BREMEN, TIENEN UNA CASA DONDE VIVIR TRANQUILOS SIN MIEDO A QUE LOS VENDAN O SE LOS COMAN.

   Y COLORÍN COLORADO, ESTE CUENTO SE HA ACABADO.

      (ANDERSEN) 
 

A CUENTOS
GUIONES DE COMPRENSIÓN