EL BUS DE INFANTIL
EL ABETO

   EN UN APARTADO BOSQUE, ENTRE FUERTES Y HERMOSOS ÁRBOLES, HABÍA UN PEQUEÑO ABETO QUE, POR SER EL MÁS PEQUEÑO DE TODOS LOS ÁRBOLES, SE ESFORZABA SIEMPRE EN ESTIRARSE.

   AL LADO DEL PEQUEÑO ABETO HABÍA UN HERMOSO Y FUERTE ROBLE EN EL QUE CONSTRUÍAN SUS CASAS NUMEROSAS ARDILLAS Y PÁJAROS, Y POR ESO ESTE ROBLE ERA EL MÁS FELIZ DEL BOSQUE.

   EN EL ROBLE VIVÍA TAMBIÉN UNA VIEJA LECHUZA QUE TENÍA MUCHO CARIÑO AL PEQUEÑO ABETO. POR ESO, CUANDO LLEGABA UNA BANDADA DE NUEVOS PÁJAROS, LOS ANIMABA A QUE SE FUERAN A VIVIR EN ÉL.

   PERO ERA INÚTIL; LOS PÁJAROS LO VEÍAN TAN PEQUEÑO QUE SE BURLABAN DE ÉL Y NUNCA SE POSABAN EN SUS RAMAS.

   PASÓ UN AÑO Y EN INVIERNO LLEGARON UNOS LEÑADORES BUSCANDO UN ÁRBOL DE NAVIDAD.

   LA LECHUZA LES SILBÓ PARA QUE SE FIJARAN EN EL ABETO Y UNO DE ELLOS DIJO:

   - ESTE ABETO SERÍA EL MÁS INDICADO; ¿NO OS PARECE? SACARON SUS RAÍCES DE LA TIERRA, LO SUBIERON A UN CAMIÓN Y LO LLEVARON HASTA LA CIUDAD.

   LO PLANTARON EN MEDIO DE UN PARQUE RODEADO DE FLORES.

   MUCHOS NIÑOS, AL VER EL NUEVO ÁRBOL DE NAVIDAD, DECÍAN:

   - ¡QUÉ BONITO ES! ¡ES EL ÁRBOL MÁS PRECIOSO DEL MUNDO!

   EL ABETO SE SINTIÓ CONTENTO Y, DESDE ENTONCES, VIVIÓ FELIZ EN AQUEL PARQUE.

      (HANS CHRISTIAN ANDERSEN. ADAPTACIÓN)

A CUENTOS
         GUIONES DE COMPRENSIÓN